Brooks Adrenaline GTS 17 Dama

$4.200,00

DETALLES DEL PRODUCTO:

Es uno de esos modelos alejados de la urgencia por incorporar lo último, las Adrenaline son uno de los pocos modelos de alto nivel que mantienen un feeling clásico, una zapatilla con uno de los chasis mejor diseñados y, posiblemente, la mejor zapatilla (sin contar las de control de movimiento) en la lucha contra la pronación.

CHASIS Y MEDIASUELA

El año pasado probamos las Adrenaline GTS 16 y las conclusiones fueron las de una zapatilla con un chasis excelente, mucha atención a los acabados y al confort pero con una particularidad que, personalmente, no me gustó: su tacto trasero de amortiguación.

La nueva Brooks Adrenaline GTS 17 comparte muchísimas cosas con la GTS 16, posee todo lo positivo de ese modelo pero se han cuidado un poco las partes menos buenas.

El chasis es muy similar en cuanto a componentes, la GTS 17 sigue manteniendo un chasis con un drop de 12 mm, con 31 mm de perfil en talón y 19’5 mm -según mis mediciones- en antepié, con los márgenes de error se puede decir que los 12 mm que da Brooks son bastante reales y, desde luego, se notan como tal corriendo, es de los modelos más aptos para los pronadores con problemas de Aquiles, sin duda.

La base de las GTS 17 me gusta mucho, no es estrecha ni excesivamente amplia, tiene 90 mm en talón y 113 mm en antepié, es una zapatilla que no tiene más de lo que necesita y de las pocas que no recurren a una base amplia para proporcionar estabilidad, para eso tiene su chasis que, en cuanto a estabilidad, está a otro nivel por encima del resto.

El chasis y mediasuela de la GTS 17 tiene bastantes componentes, aun así es una zapatilla que rara vez chirria o suena. Este tipo de sonidos son más habituales de lo normal en modelos que corrigen mucha pronación y, que no ocurra, es síntoma de buenos acabados, algo que sin duda posee.

Los componentes del chasis de la GTS 17 son: Biomogo DNA, Caterpillar Crash Pad, doble densidad, triple densidad, PDRB y DBR Accel.

El Biomogo DNA es el compuesto de Brooks que mezcla el Biomogo (evolución de EVA biodegradable en determinadas condiciones) con el DNA (compuesto de Gel con comportamiento no newtoniano) y ocupa la mayor parte de la mediasuela: todo el talón externo, el mediopié externo y todo el antepié. Lo vemos en color azul justo debajo del pie y también en color blanco.

El Caterpillar Crash Pad es, básicamente, Biomogo DNA pero con un trabajo extenso de geometría. La forma de oruga (Caterpillar) que adquiere hace que el impacto se reparta entre las piezas que forman el Crash Pad o modularización y que no afecte al pie o se pierda estabilidad en los impactos. La verdad es que funciona muy bien y proporciona una gran transición, especialmente si la pronación no es muy grande y se utiliza mucho la zona externa de la zapatilla.

En este Caterpillar Crash Pad vemos uno de los principales cambios de la Brooks Adrenaline GTS 17 con respecto al modelo anterior, el Crash Pad tiene dos cortes longitudinales en lugar de uno solo que tenía la GTS 16. Esto es algo que la Glycerin también ha incorporado este año y, aunque parece un cambio pequeño, influye mucho en el recorrido de amortiguación. La GTS 17 tiene algo más de recorrido y se nota más blanda que la versión anterior.

La Brooks Adrenaline GTS 17 tiene una doble densidad en color amarillo que aparece como una pequeña cuña en el perfil de la zapatilla pero que tiene una extensión considerable. De hecho, sobre esta doble densidad se apoya la triple densidad que luego veremos (en la suela se puede ver su extensión).

La dureza de esta pieza de doble densidad es de 65º, unos 10º más que el DNA. La idea de Brooks es la de hacer la corrección progresiva, según pronamos entra en acción esta doble densidad y, si la pronación se acentuara, entonces la triple densidad apoyaría al resto para guiar más la pisada.

La triple densidad, en azul marino y con una dureza de casi 80º, es una de las piezas de corrección más firmes que he visto en una zapatilla y sin duda es una de las razones por las que la Brooks Adrenaline GTS 17 es una de las zapatillas más estables del mercado.

El Progressive Diagonal Roll Bar, PDRB, no es más que un nombre para denominar al conjunto de la doble y triple densidad, como el nombre indica es progresivo y, por la colocación y la lucha contra la biomecánica de la pronación, también actúa diagonalmente.

La DBR Accel se trata de la pieza de TPU o plástico situada en la parte interna del arco de la zapatilla. Por si tenía poca estabilidad, esta pieza remata un chasis que es a prueba de bombas, el DBR Accel le da un extra de soporte a la zona del arco, especialmente para los corredores de arco bajo o plano que usen la Brooks Adrenaline GTS 17.

Como digo, es una zapatilla hiperestable, la más estable con diferencia entre sus rivales. Ni Vongo, ni Guide 9, ni GT 2000, ni Inspire… Ni siquiera unas Structure, que van muy reforzadas, pueden competir a nivel estabilidad con una Adrenaline, es como correr sobre raíles.

El trabajo de acabados, la calidad de materiales, la experiencia en la fabricación de chasis contra la pronación, la progresividad del Crash Pad… Todo esto hace de la Adrenaline GTS 17 una zapatilla con cuidada atención al detalle y una eficiencia contra la pronación brutal.